Individuación y creatividad

Individuación y creatividad

Presentación

Ha aumentado mucho el CO2 atmosférico desde que en mayo del 79 escribí, a máquina, el texto “Esquizofrenia y arte”. La motivación para escribirlo fue que me había impresionado mucho la producción artística de dos mujeres pacientes que tuvieron crisis psicóticas. Leí e investigué sobre el tema y finalmente el texto lo presenté como un trabajo de curso en los estudios de psicología.

A Volmat, el psiquiatra francés, debemos una obra moderna, fundamental, sobre la psicopatología del arte. Rennert en su libro más reciente ha intentado dar una descripción completa y sistemática de los rasgos de la creación esquizofrénica. Y Bader, con un imponente material de dibujos y pinturas esquizofrénicas nos permite penetrar en el mundo intelectual de los enfermos esquizofrénicos. Si bien en las páginas siguientes intentamos resolver problemas como los de la relación entre el estilo esquizofrénico y la pintura moderna, del dinamismo del proceso de creación, de los criterios de la obra de arte y del carácter propio de la personalidad artística, lo hacemos dejándonos guiar por el convencimiento de que “uno de los caminos más importantes para el conocimiento del espíritu humano sigue pasando por la psicopatología”.  (Dos párrafos del texto “Esquizofrenia y arte”

Ahora que el Antropoceno ya es un período aceptado, me ha motivado repensar aquello a partir de los debates sobre creatividad que se iniciaron en las I Jornadas Junguianas SIDPaJ (Pamplona 2019) mochadas por cronos.  Las dos mujeres eran jóvenes, sin hijos, en su primera crisis psicótica conocida. Yo era su médico de cabecera en el área rural en que trabajaba. Ya disponíamos de antipsicóticos por lo que se intentaba tratarlos en su domicilio cuando no suponían peligro para los pacientes o la comunidad. Aún existían los manicomios y no se habían creado servicios comunitarios de salud mental. La clínica que presentaban era más cercana a lo hebefrénico que a lo delirante. Una hablaba en verso y otra pintaba. Investigando la situación previa ambas ya hacían cosas previamente a sus crisis, eran autodidactas sin formación técnica y pocos conocían sus actividades. En los brotes era llamativo verlas poseídas en arrebatos ansiosos de incesante producción, que, además, era buena. Atraía y convocaba a la gente que no estaba asustada sino subyugada, pues todo era tan original como extraño. Primero fue la bertsolari, después la pintora. La primera hablaba mucho, rápido, se dirigía a quien le escuchaba, pero no sentías que se comunicaba contigo. En la cultura vasca es habitual que existan desafíos de bertsolaris que conversan en verso a partir de un tema-estímulo que marca el inicio, y lo hacen con ironía fina, humor, creando un ambiente mágico. Ella parecía estar en una conversación, dialogando, a veces entendías el hilo, en otras ocasiones era muy fragmentado, pero las frases siempre estaban bien constituidas, y eran bizarras y originales. La segunda estaba ensimismada en su hacer, no se comunicaba, sus trazos eran ágiles y pintaba en distintos materiales, todo su cuarto era  un lienzo.  Los neurolépticos calmaron la tormenta, la creación cesó y las mujeres entraron en un estado de apatía en el que sus producciones no parecían tener influjo.  ¿Lo que habían experimentado era un proceso creativo? ¿Eran solo marionetas de fuerzas profundas? ¿Lo vivido les servía para algo?  Aunque las preguntas son las mismas ahora que entonces, quizá con los conocimientos y la experiencia actuales pueda profundizar algo más. En diferentes entregas, que se añadirán al cuerpo de este post, se irán amplificando, desarrollando esas y otras cuestiones.

23 septiembre 2019 Mikel García

Individuación

 

Schopenhauer recuperó, en su obra El mundo como voluntad y representación (1818), el principium individuationis, que desde Aristóteles ha preocupado a la filosofía, y le da un giro al insertarlo en la ética. Para Jung la individuación es un proceso en el que el sujeto cada vez es más diferenciado de los otros a la vez que participa más en el colectivo. El sujeto es impulsado por fuerzas del inconsciente colectivo, las confronta con su experiencia yoica, el resultado es un estado subjetivo nuevo, e incluso, algo que no se había visto con anterioridad…. Estado efímero, con fecha de caducidad, que será sustituido por otro nuevo tras otro trabajo. Sin embargo hay sujetos que se fijan sin evolucionar en diversas formas de participación mística.

Primera parte

Próxima entrega…. 

……. En términos junguianos, la salud psicológica significa “asegurar un camino abierto para que se desarrolle el proceso de individuación, para que los contenidos inconscientes (anima, animus, sombra) sean llevados a la consciencia y para que el sí-mismo emerja como la fuerza directriz de un individuo. Este proceso generalmente involucra a otras personas sobre las cuales se proyectan contenidos inconscientes (anima/animus)”. (Cowburn, 2019).

Jung encuentra en su investigación, profundamente arriesgada, fuerzas que, a modo de una instintualidad psicoide, son teleológicas e impulsan el desarrollo, de modo que, en ocasiones, provocan modificaciones en la realidad cotidiana. Sin embargo, para que sean transformativas necesitan estar en sintonía con el yo, de modo que es fundamental un eje sí-mismo/yo suficientemente operativo……

Creatividad

La creatividad requiere una actitud activa de relacionarse con la vida y sus diversas fuentes de información con el propósito de desarrollar un proyecto de individuación.  La adecuada relación del yo con el sí-mismo, con el arquetipo del self y otros arquetipos es fundamental para la creatividad. No se puede ser creativo si se está dañado por las vicisitudes del desarrollo evolutivo. Vivir creativamen­te es una actitud natural y espontánea que ilumina la acción para sentirnos vivos.  La creatividad requiere integración de dimensiones: conocimiento, afectos, el coraje para avanzar y adentrarse en lo nuevo, lo ignorado y desconocido, un pensamiento aventurero, curiosidad, imaginación, experimentación y exploración.

Flyer investigación: descarga

 

Segunda parte

Próxima entrega….

……Un reciente estudio (Lacaux et al., 2019) indaga la relación entre el pensamiento creativo y los estados de narcolepsia. Compara los resultados en creatividad, medida como pensamiento abstracto divergente entre sujetos con narcolepsia y sanos. La narcolepsia se caracteriza por entrar directamente en el sueño, pasando de la conciencia ordinaria a la onírica, con movimientos oculares rápidos. Son estados de vigilia disociada y sueño con movimientos oculares rápidos (alucinaciones hipnagógicas, parálisis del sueño, y sueño lúcido) y tienen una alta frecuencia de recuerdo del sueño. Concluye que los sujetos con narcolepsia con más creativos. La narcolepsia es un problema de desconexión brusca de la conciencia ordinaria, pero resulta útil para controlar el impacto, del tener sueños en fase REM y recordarlos, sobre la creatividad. Los terapeutas somos testigos de que relacionarse con los sueños y elaborar sus contenidos desarrolla el pensamiento divergente abstracto y creativo……

Identidades

Emociones

Encuentros

Individuación y creatividad