Alma

El término alma o ánima (del latín anima) se refiere a una entidad inmaterial que poseen los seres vivos. La descripción de sus propiedades y características varía según diferentes tradiciones y perspectivas filosóficas o religiosas. Etimológicamente la palabra del latín anima se usaba para designar el principio por el cual los seres animados estaban dotados de movimiento propio. En ese sentido originario, las plantas, los animales y los seres humanos estarían dotados de alma. Ver Siete sermones a los muertos.

Alquimia

El arte de la alquimia constituye algo más que la expresión precientífica de la química. Jung señala que los alquimistas se guiaban por axiomas como el siguiente: Aurum nostrum non est aurum vulgo (“Nuestro oro no es el oro vulgar”), clara alusión a su ir “más allá” de la materia. Es cierto que el trabajo del alquimista sobre la materia representaba un intento de penetrar en las claves de las reacciones químicas, pero no lo es menos que, simultáneamente, se establecía un proceso paralelo, en el que la proyección del material psíquico facilitaba que el camino a recorrer se concibiera como una senda de desarrollo y transformación espiritual. Quien busca seriamente la lapis philosophorum (piedra filosofal) ingresa en una vía en la que el conocimiento implica una autotransformación, representada en la figura de la transmutación de la materia.

Amplificación

Se utiliza la amplificación buscando asociaciones con el material simbólico o mitológico que emerge (en sueños o en otros estados de la conciencia), en la medida en que se requiera, a menudo inducido por la falta de asociaciones personales o por la claridad del motivo.

Anima

El aspecto femenino de la psique masculina. Anima mundi: el Alma del Mundo. Arquetipo, según la psicología junguiana, de lo femenino en la psique del hombre.Personificación de las tendencias psicológicas femeninas en la psique del hombre. El ánima muestra cuatro etapas de desarrollo (von Franz, 1980). En la primera aparece como la mera personificación del poder físico, representada en la figura del atleta. En la segunda, posee iniciativa y capacidad para planear la acción. En la tercera, se transforma en la palabra, apareciendo con frecuencia como profesor o sacerdote. Finalmente, en su cuarta manifestación, el ánima es la encarnación del significado. Está influido en el hombre por la figura de su madre.

Animus

El aspecto masculino de la psique femenina. Arquetipo, según la psicología junguiana, de lo masculino en la psique de la Mujer. Personificación de las tendencias psicológicas masculinas en la psique de la mujer. El ánimus muestra cuatro etapas de desarrollo (von Franz, 1980). En la primera aparece como la mera personificación del poder físico, representada en la figura del atleta. En la segunda, posee iniciativa y capacidad para planear la acción. En la tercera, se transforma en la palabra, apareciendo con frecuencia como profesor o sacerdote. Finalmente, en su cuarta manifestación, el ánimus es la encarnación del significado. Está influido en la mujer por la figura de su padre.