Para mi corazón basta tu pecho, para tu libertad bastan mis alas. Desde mi boca llegará hasta el cielo lo que estaba dormido sobre tu alma. Es en ti la ilusión de cada día. Llegas como el rocío a las corolas.
Primeros versos del poema 12 de «Veinte poemas de amor» de P. Neruda.

Categorías