Biosistema

Sistema plasmático. El protoplasma es el constituyente fundamental del organismo vivo.

Bloqueo afectivo

Espasmo del yo para reprimir los impulsos sádicos.

Bloqueo ocular

Contracción a nivel del segmento ocular (Baker).

Bloqueo simple

Disturbio biofísico (contracción) de un segmento corporal, que impide el libre fluir de energía y excitación.

Bloqueo tenaz

Bloqueo (espontáneo o yatrógeno) particularmente difícil, sino imposible de superar.

Bodhichitta

El motivo iluminado o actitud propia de los bodhisattvas: el deseo de convertirse en un buda para beneficiar a todos los seres.

Bodhisanva

Ser elevado en el camino a la iluminación.

Borderline, estructura de carácter

Sujetos muy difíciles de acceder a las terapias breves, ya que en el momento en que el terapeuta le cuestiona, el paciente se sitúa por encima del terapeuta y cuestiona también al terapeuta. En la mayoría de los casos presentan trastornos psicosomáticos. El Borderline como Biopatía Neonatal (B. Secundarias o Somatopsicológicas). (F. Navarro).

Brahma

Dios Creador de la tríada hinduista.

Brujo

Curador que utiliza magia «negra» preferentemente. Conoce cómo utilizar energías separadoras como el odio, la cólera, la rabia o la furia. Wolf usa, por el contrario, el término curandero para referirse al que utiliza preferentemente energías unidoras, como el afecto, el amor y lo que en la naturaleza tiende a vincular. El chamán es el tipo de sanador capaz de usar simultáneamente magia blanca y negra (F. A. Wolf, 1993).

Buda

Ser totalmente iluminado; aquel que ha superado todas las negatividades y actualizado todas las cualidades positivas. En el budismo es un estado de iluminación; quien a él llega se libera de todas la reencarnaciones, Siddharta fue el Buda por excelencia.

Cambio

Cambio sistémico –cambio 2- desde su causalidad circular es aquel que puede generar desde su propio interior la transformación; las normas para el cambio se producirán fuera de sus propias normas, no a partir de éstas (como en el cambio 1 entendido desde una causalidad lineal).El cambio 2 es aplicado aquello que desde el cambio 1 parece ser solución, debido a que tal solución desde el cambio 2 se revela como la causa del problema que se intenta resolver.El cambio 2 se basa en el sentido común; el cambio 2 aparece habitualmente como extraño, inesperado y desatinado, es un elemento desconcertante, paradójico del proceso de cambio.Aplicar técnicas de cambios 2 a la “solución” significa que se aborda la situación en su “aquí y ahora”. Estas técnicas se aplican a sus efectos y no a sus supuestas causas, la pregunta es ¿qué? Y no ¿por qué? Con estas técnicas se libera a la situación de la trampa engendradora de paradojas creada por la autorreflexividad de la solución intentada, y coloca a la situación sobre una base diferente.

Campo energético orgonómico

Reich parte de la existencia de un Cuantum energético a nivel celular que le llama cuantum bioenergético y de una energía -de un campo bioeléctrico energético a nivel de piel- de la membrana. Los Kirlian denominaban aura lo que Reich había definido con anterioridad como campo energético orgonómico. Sabemos por neurofisiología reichiana que la glándula pineal y el diafragma tienen una correlación neurovegetativa que favorece la ampliación o disminución del campo energético.

Capacidad de pulsación

El organismo desarrolla su vitalidad en base a la existencia de una buena pulsación biológica (contracción-expansión). Pulsación Vegetativa, es decir, capacidad de regulación energética llevando a las últimas consecuencias el factor económico de la líbido de Freud.

Capacidad orgástica

Capacidad de abandono y de descarga sexual total, en el momento del abrazo genital.

Carácter

Alteración crónica del yo, que se traduce en un modo de obrar rígido y automático, típico de cada individuo. El concepto es funcional y biológico (debido al bloqueo de energía orgónica).El carácter es la manera de comportamiento de una persona; me gusta definirlo como el modo relativamente en que alguien percibe al mundo y se comporta en él. El carácter es lo típico, aquello que caracteriza, precisamente, a una persona y la vuelve única. Va desde lo obvio como es su manera de caminar o levantarse, de respirar y mover las manos, sus preferencias en el comer o dormir; pasando por el modo de gratificar sus necesidades biológicas; la manera de definir si su entorno es amenazante y hostil, indiferente, o gratificante y armónico; su manera de canalizar sus impulsos, defendiéndose o no de ellos, y llegando hasta sus creencias y valores. El concepto “carácter” está muy cerca y casi no se diferencia del concepto “personalidad”, (pues resulta prácticamente imposible diferenciar lo aprendido de lo heredado), excepto por algunos rasgos, en todo caso inútiles para el trabajo psicoterapéutico. Al hablar de carácter es importante la forma típica en que un individuo se defiende y crea síntomas frente a sus propios impulsos, y ante un mundo que percibe amenazante. Aunque lo fundamental son las posibilidades de desarrollo particulares de cada carácter, un componente importante es la forma típica de defenderse; pero no es esto lo fundamental, y hago esta aclaración porque para muchos terapeutas psicocorporales, alentados por el pensamiento de la Bioenergética y algunos seguidores, el trabajo medular y casi único en terapia, es el rompimiento de la defensa “… la descarga de los sentimientos reprimidos, y la disolución de las tensiones y bloqueos musculares crónicos, -o sea la defensa- tienen como fin aumentar la capacidad de la persona para el placer” y estas son las metas de la bioenergética, o sea, romper la defensa y ponerse del lado del impulso, con lo que desde esta concepción se eliminarían los síntomas de la neurosis; punto de vista equivocado pues lo que realmente ocurre es un cambio por otra: la psicopatía. Estoy afirmando que el trabajo centrado en la catarsis genera grados de psicopatía; esto hay que justificarlo. En el Análisis del Carácter Reich dice: “Toda neurosis se debe a un conflicto entre demandas instintivas reprimidas -las cuales incluyen siempre tempranas demandas sexuales infantiles- y las fuerzas represivas del Yo. El conflicto sin resolver se expresa en el síntoma neurótico o en el rasgo neurótico de carácter.

El requisito técnico para la solución del conflicto es por consiguiente la resolución de la represión”. De aquí podemos considerar que el modelo que sustenta la aportación reichiana es: Impulso – Defensa y por tanto al terapeuta le corresponde ponerse del lado del impulso y en contra de la defensa para, recuperada la posibilidad “natural” de gratificación, desaparezca el síntoma. Cuando el terapeuta se pone del lado del impulso, define ante su paciente que la expresión de lo impulsivo no solamente es correcto, sino sano y deseable, por lo que favorece el desbordamiento de la sexualidad y con ello hay un retroceso al principio del placer; se dificulta la capacidad de demora y de planeación. Ciertamente se obtienen algunos beneficios en el corto plazo, como la disminución de síntomas neuróticos, de angustia y de ansiedad, pero cambiándolos por grados de psicopatía, la buena aceptación de métodos psicocorporales, violentos, que tienen como eje la catarsis, del tipo de la Bioenergética, pero cuyas consecuencias al mediano y largo plazo son negativas. Faltan sin embargo discutir aquella afirmación de W. Reich, que justificaría teóricamente ponerse del lado del impulso: la regulación espontanea, natural de la energía. En la Función de Orgasmo leemos “Comparemos ahora la regulación moral y la autorregulación de la economía sexual. La regulación moral opera como deber. Ella es incompatible con la gratificación natural instintiva. La autorregulación sigue las leyes naturales del placer; no sólo es compatible con los instintos naturales sino que opera más bien idénticamente con los mismos” al hablar del carácter genital contraponiéndolo al carácter neurótico, Reich dice: “Aquí -en el carácter genital- la energía biológica oscila entre el trabajo y la necesidad sexual, ni hay tampoco fantasías sexuales que interfieran con el trabajo. Más bien el trabajo y la sexualidad se complementan sobre la base de una sólida autoconfianza. El interés se centra, plenamente y sin conflictos, tanto en el trabajo como en la actividad sexual, impulsada por el sentimiento de potencia y la capacidad de entregarse”. Todo esto ocurre, dice Reich, en el carácter genital, es decir, ahí donde no prevalece la represión y el impulso natural se expresa libremente. Esto es la autorregulación de la economía sexual.

El concepto de carácter en su formulación psicoanalítico actual no apareció hasta los escritos de Wilhelm Reich, en 1933. Reich sostuvo que la solución neurótica de los conflictos psicosexuales se alcanzaba mediante una reestructuración compleja del estilo defensivo individual, una serie de cambios que en último término cristalizaba en en lo que denominó una “total formación” del carácter. Contrariamente a sus predecesores, Reich argumentó que la aparición de síntomas patológicos específicos era de importancia secundaria frente a la estructuración total del carácter que se producía como consecuencia de tales experiencias.Para Reich, las modalidades defensivas particulares adquiridas durante las experiencias tempranas se estabilizaban, se cristalizaban o, como él mismo escribió, conformaban una “armadura caracterial”. A medida que el proceso de consolidación progresa, la respuesta a conflictos previos se transforma en “actitudes crónicas, en formas crónicas de reaccionar automáticamente”.

Carácter compulsivo

En el carácter compulsivo y también en algunos rasgos de la estructura de carácter Borderline, aparece la intelectualización constante, que se interpreta en el sentido de que con los procesos de pensamiento intenta ocupar el lugar de todos, sin permitir el acceso directo “al otro” por el propio conflicto que le produce la relación real.

Carácter genital

Estructura caracterial no–neurótica, capaz de autorregulación natural y potencia orgástica.

Carácter histérico

En el carácter histérico el bloqueo primitivo está en el diafragma, el principal es el oral insatisfecho, y el de la pelvis es prácticamente secundario; aunque no siempre es así. Así, en el rasgo de carácter histérico, encontraremos una fuerte emocionalidad o dramatización. (F. Navarro).

Carácter neurótico

Estructura caracterial que –a causa del estasis bioenergético crónico– obra siguiendo el principio de la moral compulsiva.

Carácter pregenital

Carácter neurótico con particulares fijaciones pregenitales (ocular, oral, anal, fálica).

Carga orgonótica

Cantidad de energía orgónica presente.

Caronte

(En griego antiguo Khárôn, ‘brillo intenso’) era el barquero de Hades, el encargado de guiar las sombras errantes de los difuntos recientes de un lado a otro del río Aqueronte si tenían un óbolo para pagar el viaje, razón por la cual en la Antigua Grecia los cadáveres se enterraban con una moneda bajo la lengua. Aquellos que no podían pagar tenían que vagar cien años por las riberas del Aqueronte, hasta que Caronte accedía a portearlos sin cobrar. Aunque con frecuencia se dice que porteaba las almas por el río Estigia, como sugiere Virgilio en su Eneida (libro VI, 369), según la mayoría de las fuentes incluyendo a Pausanias (x.28) y más tarde Dante (Inferno) el río que en realidad transitaba Caronte era el Aqueronte. Caronte era el hijo de Érebo y Nix. Se le representaba como un anciano flaco y gruñón de ropajes oscuros y con antifaz (o, en ocasiones, como un demonio alado con un martillo doble) que elegía a sus pasajeros entre la muchedumbre que se apilaba en la orilla del Aqueronte, entre aquellos que merecían un entierro adecuado y podían pagar el viaje (entre uno y tres óbolos). En Las ranas, Aristófanes muestra a Caronte escupiendo insultos sobre la gente obesa.

Era muy raro que Caronte dejara pasar a un mortal aún vivo. Heracles, cuando descendió a los Infiernos sin haber muerto, no hubiera podido pasar de no haber empleado toda su fuerza para obligarle a cruzar el río, tanto a la ida como a la vuelta. Caronte fue encarcelado en una urna un año por haber dejado a pasar a Heracles sin haber obtenido el pago habitual exigido a los vivos: una rama de oro que proporcionaba la sibila de Cumas. Virgilio narra en la Eneida (libro VI) el descenso de Eneas a los Infiernos acompañado de dicha sacerdotisa. Otro mortal que logró «cruzar dos veces victorioso el Aqueronte» (Gérard de Nerval, Muchachas de fuego) es Orfeo, quien encantó a Caronte y a Cerbero para traer de vuelta al mundo a su amada muerta, Eurídice, a quien perdió definitivamente en su viaje de vuelta. Psique también logró hacer el viaje de ida y vuelta estando viva.

Homero y Hesíodo no hacen ninguna referencia al personaje. La primera mención de Caronte en la literatura griega parece ser un poema Minio, citado por Pausanias. Dicho poema atribuye a la leyenda de Caronte un origen egipcio, como confirma Diodoro Sículo. Los etruscos mencionan también a un Caronte que acompañaba a Marte a los campos de batalla.

Dante Alighieri incorporó a Caronte en La divina comedia (libro III, línea 78). Aquí era el mismo que su equivalente griego, pagándosele un óbolo para cruzar el Aqueronte. Es el primer personaje con nombre que Dante encuentra en el infierno, apareciendo en el tercer Canto del Infierno.

Castaneda, C.

Antropólogo de origen sudamericano, cuya vida pasa por ser un misterio. Ha publicado numerosas novelas, renovando el género de las narraciones chamánicas. Entre ellas, Las enseñanzas de don Juan, Una realidad aparte y El don del águila. Sus escritos son especialmente vívidos y coloristas.

Catarsis

Depuración. Expresión de los sentimientos y afectos que pueden estar unidos con el pensamiento que se ha ventilado (exteriorizado). También cualquier manifestación en la que hay implicación emocional.

Catexis libidinal

Cuanto más satisfactorias sean las relaciones afectivo-sexuales de la persona menos reactivará el carácter la fijación edípica. En este sentido, siguiendo a Reich, utilizamos el término “catexis libidinal” cuando el presente se ve envuelto por dicha referencia histórica.

CB (Cloud Buster)

Desintegrador de nubes, aparato que funciona según las leyes del potencial orgonómico.

Ceremonia funeraria yanomami

Etnia amazónica. En la misma los parientes del difunto ingerían sus cenizas junto con sus huesos machacados. Si no realizaban este ritual el espíritu volvía como un ser malévolo y demoniaco, el pore, convirtiéndose en un peligro para la comunidad. Por el contrario ingerir las cenizas era una forma de incorporación positiva del muerto a los parientes vivos. Esta suerte de eucaristía lavaba los pecados de los vivos y les protegía de sus temores. Si no restituían de alguna forma al padre, en este caso incorporándolo al propio cuerpo, se convertía en un demonio.

Chamán

Persona que realiza sus funciones en un estado no ordinario de consciencia. Para algunos el chamán es un «cristal despierto».”El que había muerto y regresado de la vida, el que había conocido y hablado con los poderes del espíritu, aquel cuyos grandes sueños y vívidas alucinaciones hablaban efectivamente de fuerzas más profundas y esenciales que la superficie visible de las cosas. Y, de hecho, los mitos y ritos de las comunidades primitivas procedían de las intuiciones de aquellos extraños talentos. Fueron los descubridores y reveladores de esas realidades interiores que hoy se sitúan en la psique”. (J. Campbell, Las Máscaras de Dios. Mitología creativa, Madrid, Alianza Editorial).

Ciencia

Etimológicamente science, lo que se escinde. La ciencia, en su versión mecanicista, ha intentado comprender la naturaleza reduciendo las cosas solo a sus partes integrantes. ¿En qué consiste el método? 1º Identificar un problema 2º Intentar resolverlo (método científico – Identificar, observar o medir, hipótesis, comprobar si es compatible, y si es posible repetir las observaciones) es decir: Observar; Medir; Analizar; Interpretar los resultados en base a modelos y teorías